Chiriquí

Bellavista de Chiriquí.

-Señora, ¿podemos aparcar en su jardín?

Doña Lourdes nos permitió disfrutar de su jardín, nos ofreció un duchazo y amanecimos de frente al Volcán Barú despejado.

Tan acostumbrados estamos a lo urbano, que dormir entre tanta montaña, nos disparó la imaginación… yo (Priscilla) aseguro que escuché extraterrestres platicando (por lo menos se escuchaban pequeños y simpáticos). Lo más lindo fue que amaneciera.

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *