Hitchhikers: Los que viajan a dedo

III.

Nos gusta dar aventón. A locales, a viajeros y no discriminamos animales.

Hemos tenido de pasajeros a tres perros al mismo tiempo, viejitas del campo, vendedores ambulantes, alemanes cicloturistas (con todo y bici), niños de escuela, adultos mayores hippies, vegetarianos que no les gustan las frutas…

Hay viajeros que van del trabajo para su casa, que viajan hasta Alaska a dedo, a Ushuaia en bicicleta, una generación de viajeros recorriendo América.

IMG_6204

-¿Tenés sueño? ¿Cambio la música? -pregunta la copiloto

-No, dejala así, sino me despierto -responde el conductor

Hoy le dimos aventón a una mujer indígena del páramo del nevado del Chimborazo.  Acá la gente no “tira el dedo” pero cuando los vemos de pie en medio de estas autopistas desoladas, casi como de otro planeta, donde ya ni el pasto crece, solo hay rocas a mas de 4000 mil metros de altura, en la sierra andina por ejemplo, como no parar y preguntar si necesita un aventón…

Esta señora que recogimos en el camino nos pidió que le diéramos 2 nombres de varón, ya que iba de camino a realizar un bautizo, y la madre del niño no tenía aún ningún nombre elegido.  Después de proponer Teo o Mateo nos comenzamos a inspirar más en lo quichua. Amaru, Ally, Inti, Atahualpa, hasta que la señora nos pidió una combinación de castellano con quichua.

Para bien o para mal, hoy un niño fué bautizado en Guaranda de Ecuador  como Daniel Amaru. ¡Ally Shamushka Kapaychy! (Bienvenido seas).

Escrito en la ruta de Guaranda, Bolívar de Ecuador, un 30 de Abril del 2014, con música de Jorge Drexler de fondo.

IMG_7490 IMG_7494_MG_8354

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *